TARTA DE MANZANA


Hoy es día 9 y tenemos una cita con El Reto CocinArte, organizado por nuestra compañera María de In my Little KitchenTodos los meses nos propone una obra para que nos inspire un plato dulce o salado.
En esta ocasión se trata de la pintura Expectations de Lawrence Alma (1836-1912). Pintor neerlandés neoclasicista de la época victoriana, formado en Bélgica y afincado en Inglaterra desde 1870. Es conocido por sus cuadros inspirados en el mundo antiguo.

Inspirándome en el origen del cuadro he hecho una tarta de manzanaAdemás por ser un postre típico de la época victoriana, junto con el pudin de pan, el pastel Eccles, el trifle o pudin de verano, entre otros. Estos postres se acompañaban tradicionalmente de natillas o crema inglesa.

Se cree que el origen de la tarta de manzana es europeo. Existe documentación escrita como el libro de cocina The Forme of Cury, editado en 1390 por los cocineros de Ricardo II de Inglaterra. En el que aparece una receta de la tarta de manzana "tartys in applis". 

Existen diferentes variante de tartas de manzana. Tenemos el tradicional apple pie anglosajón. En el que la masa envuelve toda la fruta. Ésta variedad es la que he hecho yo.

Podemos encontrar otras modalidades de tarta de manzana, como la tarte tatin francesa, que se elabora al revés, la masa sobre la fruta y una vez horneada se le da la vuelta. También podemos encontrar las tartas de manzana en las que se coloca la fruta sobre una crema y la masa. Y también el apfelstrudel alemán que lleva frutos secos y pasas.

He de reconocer que nos ha encantado. Es ideal con un cafecico a mitad de tarde en esos días de invierno.

INGREDIENTES:

Para la masa:

  • 500 g de harina
  • 250 g de mantequilla ablandada cortada en dados
  • 2 huevos
  • 100 g de azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • 80 ml de agua fría

Para el relleno:

  • 5 manzanas
  • 50 g de azúcar blanco
  • 55 g de azúcar moreno
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • 1 cucharadita de canela
  • 1/2 cucharadita de nuez mascada
  • Una pizca de sal
  • 28 g de mantequilla fría cortada en dados
  • 15 g de maicena
  • 15 g de galletas trituradas

ELABORACIÓN:

  1. Empezamos elaborando la masa. Para ello ponemos un montoncito formando un volcán de harina en una superficie de trabajo. Colocamos en el centro la mantequilla, los huevo, el azúcar y la sal. Con la punta de los dedos vamos mezclando los ingredientes del hueco y poco a poco vamos añadiendo harina y mezclando hasta obtener una textura granulada. Añadimos el agua helada y mezclamos hasta que la masa ligue. No es necesario amasar mucho, sólo que quede una textura homogénea y firme. Si lo hacemos con un robot amasaremos hasta que se despegue de las paredes y se forme una bola.
  2. Una vez que tengamos la masa lista, formamos una bola, la dividimos en dos, la tapamos con papel film y la guardamos en la nevera mínimos 1 hora. Si queréis podéis hace la masa el día anterior. Podemos guardarla en la nevera una semana o en el congelador hasta 3 meses.
  3. Estiramos la masa con la ayuda de un rodillo en una superficie enharinada, hasta que quede de 3 o 4 mm más o menos. Hacemos lo mismo con las dos bolas de masa preparadas.
  4. Forramos con la masa un molde desmoldable de 24 cm engrasado, apretando con los dedos la masa contra la pared del molde. Recortamos la masa sobrante, dejando 1 cm de sobra alrededor del molde. La guardamos en la nevera tapada con papel film unos 20 minutos. Y precalentamos el horno a 220º.
  5. Mientras se refrigera pelamos las manzanas. Y las cortamos en dados de 2 cm. Las ponemos en un bol grande con el azúcar, la canela, el zumo de limón, la maizena, la nuez moscada y la sal. Mezclamos bien y dejamos macerar media hora para que suelte los jugos.
  6. Sacamos la masa de la nevera y la pinchamos con un tenedor. Ponemos una capa fina y uniforme de galletas trituradas, para que absorba los jugos de la manzana y no se reblandezca la masa demasiado.
  7. Ponemos encima la manzana macerada y sus jugos. Y añadimos la mantequilla fría a daditos.
  8. Tapamos la tarta con la otra masa estirada que teníamos guardada. Recortamos dejando un margen de 1 cm y vamos sellándola uniendo las dos capas con los dedos. Resulta más fácil cubrir con la capa de abajo la de arriba.
  9. Luego podéis decorarla haciendo en el borde forma ondulada, o decorar con la masa sobrante haciendo formas... como más os guste.
  10. Pintamos la tarta con leche y espolvoreamos azúcar. Con un cuchillo hacemos unos cortes en la masa para que salga el vapor mientras se cocina.
  11. Horneamos la tarta. La ponemos en la parte inferior del horno durante una hora a 200º. Si vemos que se dora mucho la tapamos con un trozo de papel de aluminio para evitar que se queme.
  12. Levantamos el molde con cuidado de no quemarnos y la dejamos enfriar en una rejilla. 
  13. Podemos comérnosla templada o a temperatura ambiente. Y ya tenemos nuestra deliciosa tarta de manzana, ahora a disfrutar!

Gracias por visitar Las Receticas de Ana. Os recuerdo que podéis seguir el blog en FACEBOOK, INSTAGRAM y YOUTUBE. ¡Nos vemos en la próxima receta!

Comentarios

  1. Todo un clásico, me encanta la tarta de manzana. Ha quedado preciosa.
    Bss

    ResponderEliminar

Publicar un comentario